El jet lag se produce cuando atravesamos varios meridianos en un vuelo prolongado, ya que el reloj biológico no está sincronizado con el horario local y nuestro ritmo circadiano (el ciclo sueño – vigilia) necesita tiempo para adaptarse al nuevo horario. Esta sensación de desfase horario ocurre tanto si viajamos al este como al oeste, y se incrementa cuanto mayor sea la diferencia horaria entre el punto de partida y el de destino.

Los síntomas son, entre otros: dolor de cabeza, problemas de sueño, falta de apetito, ansiedad, deshidratación, cansancio extremo…

Rosa Raventós, del departamento de Innovación y desarrollo de producto de Uriach, nos da unas pautas de lo que puedes hacer para superarlo más rápido:

Días antes del viaje..

  • Duerme todo lo que te sea posible.
  • Evita el estrés.
  • Mantén una dieta equilibrada.
  • Haz ejercicio físico.
  • Acuéstate y levántate un poco más pronto si viajas al este.
  • Acuéstate y levántate más tarde si viajas al oeste.

Antes de partir…

  • Evita la fatiga, el alcohol y la cafeína.

Durante el viaje…

  • Ajusta el reloj con el horario del destino.
  • Cuando llegues, respeta el horario local y aguanta para no dormir durante el día.

Una ayuda

Aquilea ha creado un complemento alimenticio, Aquilea Melatonina, ideal para personas con desajustes horarios derivados de la descompensación horaria o de turnos nocturnos de trabajo, ya que ayuda a conciliar el sueño.

Un producto compuesto por melatonina, que contribuye a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño y a prevenir el jet lag, y vitamina B6, que contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso.

Toma el primer día del viaje 1 comprimido por la noche, antes de acostarse; y repite la toma durante varias noches (no genera adicción).

Disponible en farmacias y parafarmacias. 9,85 €/30 comprimidos.

Más info: www.aquilea.com