Los mudras se emplean en el yoga y la meditación para ayudarte a sellar la energía y establecer intenciones –dos aspectos de tu práctica que pueden ser de gran ayuda especialmente en épocas frenéticas–.

Coral Brown, consejera certificada de salud mental e instructora superior de Prana Vinyasa, nos enseña cuatro mudras esenciales para estos momentos:

GARUDA MUDRA 

Recibe su nombre del águila que Visnú –el dios de la conservación– monta. Puede ayudarte a cultivar la disciplina que necesitas para no perder la práctica de yoga diaria cuando la vida se vuelve complicada. Gira las manos con las palmas hacia arriba, y cruza la mano derecha sobre la izquierda, entrelazando los pulgares.

PRANA MUDRA 

Es ideal si necesitas un poco de energía rápida, ya que provoca a la vitalidad que reside dentro de nuestro prana, nuestra fuerza vital. Extiende los brazos hacia delante y junta los pulgares, anulares y meñiques de cada mano mientras estiras los índices y corazones.

TATTVA MUDRA 

Nos recuerda que la verdadera naturaleza del ser, nuestra esencia fundamental, es ilimitada, inmutable, pura e íntegra. Junta los pulgares con la base de los anulares partiendo del Tattva (realidad o verdad) Mudra.

GANESHA MUDRA 

Recibe su nombre de la deidad hindú que elimina los obstáculos, lo cual hace que este mudra sea especialmente potente para estos momentos. Junta ambas palmas, gira las manos de forma que las puntas de los dedos apunten hacia el codo opuesto, con la palma derecha frente a tu corazón. Dobla los dedos y desliza las manos entre sí hasta que los dedos las cierren.