Yoga en el trabajo … ¡¡SÍ SE PUEDE!!

¿Cuál es el sueño de todo trabajador? Flexibilidad horaria, trabajo por objetivos, reuniones en una gran terraza, tener guardería para conciliar la vida familiar y laboral… y que los jefes se preocupen por nuestra felicidad. ¡Pues existe! ¿No te lo crees?

Hablamos con Carlota Pi, madre de tres niñas, bailarina, practicante de yoga y cofundadora de Holaluz, una empresa que vende electricidad 100% de origen renovable y que se postula como una alternativa moderna y actual a las grandes eléctricas.

Yoga Journal. Los martes y jueves son los días de yoga en Holaluz. ¿En qué consiste esto? ¿Cómo puede ser compatible con el horario laboral?

Carlota Pi. Cada martes y jueves al mediodía aprovechamos nuestra terraza con vistas al mar para hacer clases de yoga para los colaboradores. Viene un profesor e imparte la clase a todas las personas del equipo de Holaluz que deciden sumarse. Tenemos las esterillas de yoga en la oficina por lo que es muy cómodo.

En Holaluz no tenemos horario laboral. Cada persona se organiza su jornada libremente como le va mejor. Dedicar tiempo a practicar deporte, como yoga, no tan solo es compatible con el trabajo, sino que para nosotros es fundamental contribuir al bienestar de las personas del equipo. Las personas son lo primero, ya sean los clientes o los trabajadores.

YJ. ¿Habéis comprobado si la práctica de yoga mejora la productividad de vuestros trabajadores?

CP. Para nosotros es muy importante que los colaboradores sean felices. Estamos convencidos de que las personas completas en todas las facetas de su vida son más productivas y aportan más valor.  Por lo que fomentar un estilo de vida saludable, facilitando practicar deporte, como yoga, en la oficina sí que mejora el rendimiento del equipo.

 YJ. Es bien sabido que el yoga tiene muchísimos beneficios para la salud. ¿Crees que hay menos absentismo laboral desde que ofrecéis esta actividad? ¿O sentís de alguna manera que vuestros empleados gozan de mejor salud que en otras empresas?

CP. La verdad es que no tenemos cifras en relación a la mejora por la práctica de yoga, porque desde que tuvimos oficinas propias pusimos en marcha las clases, la fruta ecológica en la cocina, las actividades para hacer más equipo, etc. Lo que sí que te puedo asegurar es que el ambiente que se respira en Holaluz es de buen rollo, motivación y, en definitiva, bienestar. Para hacer realidad los retos ambiciosos que nos hemos propuesto y revolucionar el sector eléctrico es fundamental estar alineados y tener las baterías cargadas. Y, para ello, estar en plena forma es clave.

 YJ.¿Cuántos trabajadores practican yoga con vosotros?

CP. Ahora participan en las clases de yoga unas 15 personas aproximadamente, va variando cada semana dependiendo de la agenda de cada uno. Aunque vemos como cada vez somos más. Cuando empiezas con el yoga y ves lo bien que te sienta, ya no lo dejas, como es mi caso. A mí me ayuda a estar en forma, tanto física como mentalmente y desconectar.

 YJ. ¿Cómo organizáis las clases? ¿En qué horario y dónde?

CP. Las clases duran 1 hora, cada martes y jueves al mediodía. Y las hacemos en nuestra fantástica terraza, con unas vistas inmejorables de la Barceloneta. Te aseguro que cuando acabas la clase estás más centrado, relajado y contento para continuar con tu jornada.